jueves, 23 de octubre de 2014

LA SOMBRA DE PETER PAN

Esperó hasta dormirse y soñó con otra Navidad: su caballo era un Pegaso con alas de cartón, su espada de madera estaba teñida con la sangre de gigantes y dragones. 
En el árbol de material no reciclable las bolas y lágrimas de plástico se transforman como por arte de magia en estrellas de mar y madreperlas de coral. 
La canguro llegó a tiempo de coger el último tren para El Paso. 
Wendy deja su peluca en una percha, ha sido un día duro en la barra del bar. 
El pequeño príncipe sonríe, mecido en una alfombra voladora donde se tejen los sueños. 
Es la historia de siempre jamás. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada